Los 3 pasos para tomar decisiones de inversión

Los 3 pasos para tomar decisiones de inversión

Para tomar buenas decisiones de inversión, es necesario seguir un proceso que nos ayude a identificar nuestras metas, evaluar las opciones disponibles y monitorear los resultados.

Ver LOS 10 MEJORES CURSOS ONLINE PARA APRENDER A INVERTIR

La inversión es una actividad que requiere de planificación, análisis y disciplina. No se trata de apostar al azar o dejarse llevar por las emociones. En este artículo, te explicamos los 3 pasos que debes seguir para invertir con éxito y tomas excelente decisiones.

Paso 1 para tomar decisiones de inversión: Define tus objetivos

Antes de invertir, debes tener claro qué quieres lograr con tu dinero. ¿Para qué quieres invertir? ¿Cuánto tiempo puedes invertir? ¿Qué nivel de riesgo estás dispuesto a asumir? Estas son algunas de las preguntas que debes responder para definir tus objetivos de inversión y tomar tus decisiones.

Los objetivos pueden ser de corto, mediano o largo plazo, dependiendo del horizonte temporal que tengas. Por ejemplo, si quieres ahorrar para comprar un auto en un año, tu objetivo es de corto plazo. Si quieres ahorrar para la educación de tus hijos en 10 años, tu objetivo es de mediano plazo. Si quieres ahorrar para tu jubilación en 30 años, tu objetivo es de largo plazo.

Los objetivos también pueden ser de diferente naturaleza, dependiendo del propósito que tengas. Por ejemplo, si quieres invertir para generar ingresos adicionales, tu objetivo es de renta. Si quieres invertir para incrementar tu patrimonio, tu objetivo es de crecimiento. Si quieres invertir para proteger tu dinero de la inflación, tu objetivo es de preservación.

Una vez que hayas definido tus objetivos, debes asignarles un monto y una prioridad. Esto te ayudará a distribuir tu dinero entre los diferentes objetivos y a enfocarte en los más importantes.

Paso 2 para tomar decisiones de inversión: Elige tus instrumentos

Después de definir tus objetivos, debes elegir los instrumentos financieros que te permitan alcanzarlos. Los instrumentos financieros son los medios a través de los cuales puedes invertir tu dinero. Existen diferentes tipos de instrumentos financieros, como acciones, bonos, fondos mutuos, ETFs, etc.

Cada instrumento tiene sus propias características, ventajas y desventajas. Por ejemplo, las acciones son instrumentos que representan una parte del capital de una empresa y te dan derecho a participar en sus beneficios y decisiones. Las acciones tienen un alto potencial de rentabilidad, pero también un alto nivel de riesgo y volatilidad. Los bonos son instrumentos que representan una deuda que una entidad emite y te paga un interés fijo o variable. Los bonos tienen una rentabilidad moderada, pero también una menor exposición al riesgo y a las fluctuaciones del mercado.

Para elegir los instrumentos adecuados para tus objetivos, debes considerar tres factores principales: el rendimiento esperado, el riesgo asumido y la liquidez ofrecida. El rendimiento esperado es la ganancia potencial que puedes obtener al invertir en un instrumento. El riesgo asumido es la posibilidad de perder parte o todo tu dinero al invertir en un instrumento. La liquidez ofrecida es la facilidad con la que puedes convertir tu inversión en dinero en efectivo.

Ver El pequeño libro que genera riqueza: La fórmula definitiva para encontrar inversiones excelentes

En general, existe una relación inversa entre el rendimiento y el riesgo: a mayor rendimiento esperado, mayor riesgo asumido; y viceversa. También existe una relación inversa entre el rendimiento y la liquidez: a mayor rendimiento esperado, menor liquidez ofrecida; y viceversa. Por lo tanto, debes buscar el equilibrio entre estos tres factores según tus preferencias y necesidades.

Paso 3 para tomar decisiones de inversión: Monitorea tus resultados

El último paso para tomar decisiones de inversión es monitorear tus resultados. Esto implica revisar periódicamente el desempeño de tus inversiones y compararlo con tus objetivos. De esta manera, podrás saber si vas por buen camino o si necesitas hacer ajustes.

Para monitorear tus resultados, debes establecer unos indicadores que te permitan medir el avance y la rentabilidad de tus inversiones. Algunos ejemplos de indicadores son el valor actualizado neto (VAN), la tasa interna de retorno (TIR), el índice de Sharpe, el índice de Treynor, etc.

También debes establecer unos criterios que te permitan evaluar el desempeño de tus inversiones. Algunos ejemplos de criterios son el cumplimiento de los objetivos, el nivel de riesgo asumido, la diversificación del portafolio, el costo de las comisiones, etc.

Finalmente, debes establecer una frecuencia para revisar tus resultados. Esto dependerá del tipo de instrumento que hayas elegido y del plazo de tu objetivo. Por ejemplo, si has invertido en acciones, puedes revisar tus resultados cada mes o cada trimestre. Si has invertido en bonos, puedes revisar tus resultados cada año o cada semestre.

Conclusión

Tomar decisiones de inversión no es una tarea sencilla, pero tampoco es imposible. Siguiendo estos 3 pasos, podrás planificar, ejecutar y controlar tus inversiones de forma eficiente y efectiva. Recuerda que invertir es una forma de hacer crecer tu dinero y alcanzar tus sueños. Así que no lo dudes más y empieza a invertir hoy mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *