Una tontina para prepararse para la jubilación

Bienvenido al mundo de la tontina

Esta forma de inversión a largo plazo, principalmente con vistas a la jubilación, tiene algunas ventajas bajo la manga para aquellos que saben ser pacientes y les gusta pensar un poco fuera de lo común

Data de mediados del siglo XVII, en una época en la que el Reino de Francia ya necesitaba dinero, y no ha envejecido ni un ápice.

Su concepto es relativamente simple: unos ahorradores unidos en una asociación acuerdan pagar fondos durante un período fijado de antemano.

Al término del plazo, la asociación tontina se disuelve y el capital invertido aumentado con los rendimientos se distribuye entre los miembros que quedan vivos.

¿Cómo funciona una tontina?

Básicamente, una tontina financiera, o de inversión, toma la forma de una asociación destinada a reunir la membresía de los ahorradores, también llamados miembros. La asociación de una tontina se crea por un período fijado de antemano (25 años, por ejemplo).

Los ahorradores pueden optar por invertir en el momento de su creación. Por lo tanto, acuerdan comprometerse por un largo período.

Por ejemplo, para una tontina creada el 1 de enero de 2017 en un plazo de 25 años, el ahorrador se compromete a recuperar sus ahorros revaluados el 1 de enero de 2042.

Los ahorradores también tienen la opción de optar por plazos más cortos invirtiendo a más de 10 o 20 años dependiendo de las condiciones de pago. Estos miembros que ingresan “en el camino” luego se unen a una asociación que ya se ha creado.

Por ejemplo, un ahorrador que desee recuperar sus ahorros en 10 años, el 1 de enero de 2027, se suscribirá a una asociación creada a 25 años el 1 de enero de 2002.

Pagos en una tontina

La tontina puede ser:

  • prima única
  • con primas periódicas (mensuales, trimestrales, semestrales o anuales) fijas o revaluables

La tontina con primas periódicas puede cancelarse si el afiliado no respeta su compromiso de pagos regulares durante un período mínimo (por ejemplo, 2 años). El miembro entonces pierde sus pagos.

Si el miembro deja de suministrar su tontina después del período mínimo definido en el contrato (2 años en el ejemplo), se reducirá. Al vencimiento, el socio obtendrá un capital reducido determinado de acuerdo con la duración de sus pagos.

Recuperación de los ahorros

No se prevé la opción de redención anticipada. El capital invertido y los beneficios obtenidos a lo largo de la fase de ahorro quedan bloqueados hasta el vencimiento.

El ahorrador que muere antes del cierre de la asociación tontina pierde sus aportes. Estos últimos benefician a los otros miembros vivos y luego vienen a agrandar el fondo.

Al final de la asociación (25 años), se disuelve la tontina. El administrador liquida los activos invertidos y los paga solo a los miembros aún vivos de acuerdo con una clave de distribución que involucra la edad de membresía, el monto, la fecha y la duración de los pagos.

¿Cómo se gestiona una tontina?

El capital invertido por los miembros se ingresa en el fondo común. La ausencia del derecho de recompra da un margen de maniobra importante en la elección de las inversiones propuestas por los gestores financieros de las tontinas.

Esta libertad frente a otras fórmulas de ahorro se utiliza en particular para aumentar la participación de las inversiones dinámicas en acciones durante los primeros años de vida de la tontina (éstas pueden superar el 50%) con el fin de buscar una mejor rentabilidad.

Cuanto más se acerque la tontina a su término, más se asegurarán los ahorros en valores menos riesgosos y más líquidos. El sistema es similar a la gestión por horizonte.

El objetivo de este marco de gestión es mejorar los resultados financieros para superar en el tiempo la rentabilidad de los fondos convencionales en euros (fondos ofrecidos en contratos de seguros de vida convencionales con pagos y retiros gratuitos).


A estos beneficios económicos se suman los llamados beneficios de mortalidad obtenidos a cada fallecimiento de un miembro de la tontina y que de hecho abandona sus ahorros a los sobrevivientes de la asociación.

Tontina y fondo de previsión

La falta de pago del capital depositado en la tontina a los herederos en caso de fallecimiento del socio puede desanimar a un buen número de ahorradores.

Para superar este inconveniente, la tontina ofrece a los afiliados una póliza de previsión en forma de seguro opcional de fallecimiento / Pérdida Total e Irreversible de Autonomía ( PTIA ).

El capital asegurado puede limitarse a las cotizaciones pagadas o ser mayor según las opciones retenidas en el contrato.

A cambio, el afiliado debe pagar una prima de previsión específica calculada en particular según su edad y el monto del capital asegurado.

Un poco de historia de la tontina

La Tontina nació en 1653 de la imaginación del banquero napolitano Lorenzo Tonti. A petición del cardenal de Mazarino, inventó el sistema de asociación colectiva para el ahorro de vida. Era entonces un sistema de financiación pública en el que el Estado recuperaba los fondos invertidos.

En 1844, el General Riffault, Director de la Escuela Politécnica, creó las Asociaciones Mutuas Le Conservateur. En Francia, el grupo asegurador Le Conservateur es ahora el especialista en tontinas, que ofrece directamente o a través de determinadas redes de distribución externas.

Las tontines son operaciones reguladas por el Código de Seguros.

Te puede interesar:

5 consejos de los ricos

Cómo hacerse rico desde cero en 10 pasos

El pequeño libro que aún vence al mercado – Joel Greenblatt

Deja un comentario