¿Invertir en derivados? 7 tipos diferentes

¿Qué es un producto derivado? Los derivados son, como su nombre indica, productos financieros que se derivan de un activo.

En otras palabras, los derivados se construyen a partir de un activo, que luego lleva el nombre del subyacente.

La mayoría de los productos derivados tienen acciones, bonos, materias primas, divisas e índices bursátiles como activos subyacentes. Los precios de los productos derivados evolucionan de acuerdo con la evolución de su activo subyacente.

Más concretamente, un derivado es un contrato entre dos o más partes, que tiene intereses o puntos de vista divergentes sobre el subyacente.

Los derivados pueden negociarse en los mercados de valores o en el mercado extrabursátil entre las partes involucradas. Esto se denomina intercambio OTC (Over The Counter).

¿Para qué se utilizan los productos derivados?

Los derivados se pueden utilizar para cubrir una posición, aplicar apalancamiento o especular sobre las fluctuaciones de sus activos subyacentes.

Por ejemplo, un inversor en los mercados internacionales está sujeto a cambios en los tipos de cambio entre monedas. Para protegerse, podría utilizar productos derivados.

Por lo tanto, al utilizar un contrato de futuros de divisas o un swap, podría negociar activos mientras está cubierto contra el riesgo de divisas.

Los diferentes tipos de derivados

Existen varios tipos de derivados, que le permiten configurar muchas estrategias diferentes. Éstos son los más comunes.

Contratos de futuros

Los futuros son transacciones definidas de antemano. El activo se entrega en una fecha y por una cantidad fijada de antemano.

Los futuros permiten a los compradores y vendedores cubrir su riesgo cubriéndose contra las fluctuaciones de precios, pero también a especular sobre el valor futuro de los activos subyacentes.

Los primeros futuros se remontan al siglo XVIII en Japón, en la bolsa de valores de Osaka, en la que se negociaba el arroz.

Como el precio del arroz es muy sensible a las variaciones climáticas, se autorizó a los comerciantes a poder venderlo antes de la cosecha. Los compradores recibieron, en lugar del arroz, un cupón que les permitía entregarlo en una fecha posterior, fijada con anticipación.

Los especuladores también usan contratos de futuros para evitar que se entreguen ciertos activos. Este es, por ejemplo, el caso del petróleo. Cuando se acerca la fecha de vencimiento (y entrega) del contrato, los especuladores venden sus futuros.

Los  forwards son los futuros que no cotizan en bolsas de valores, a diferencia del primero, sino directamente entre compradores y vendedores (OTC).

Intercambios o swaps

Los swaps son contratos que permiten intercambiar flujos de efectivo.

Por ejemplo, una empresa prestataria que haya obtenido un préstamo a tasa variable y esté preocupada por la evolución de las tasas de interés, puede cambiar su tasa variable por una tasa fija con otra empresa.

Si las tasas suben, el prestatario está protegido contra el aumento de las tasas de su crédito. Si bajan, pagará una tasa más alta, en beneficio de la empresa con la que se realizó el canje.

En cualquier caso, el riesgo del tipo variable ahora pesa sobre el operador de swap, a cambio de una retribución.

Los swaps también se pueden utilizar para intercambiar riesgos de incumplimiento de los bonos hipotecarios, como los que provocaron la crisis de 2008. El riesgo se distribuye luego entre diferentes inversores, que pueden verse atraídos por las tasas de interés.

Los ETF sintéticos también utilizan swaps, que intercambian el rendimiento de su paquete de acciones con el del índice que desean rastrear. El intercambio tiene lugar con un actor financiero (a menudo el banco matriz del emisor del ETF) y contra remuneración.

Opciones

Una opción es similar a un contrato de futuros y permite a su tenedor comprar o vender el activo subyacente en el futuro a un precio fijado por adelantado.

Hay que distinguir:

  • Opciones put, que dan derecho a vender
  • Opciones call, que dan derecho a comprar

La diferencia con los contratos de futuros es que las opciones no pueden ser utilizadas por su adquirente, mientras que los futuros son necesariamente pagaderos.

Las opciones permiten protegerse contra variaciones en el precio del subyacente y especular sobre variaciones en el precio.

Por ejemplo, en el caso de una caída de los precios, una opción de venta  permitirá que el activo subyacente se venda al precio original (superior al precio de mercado) establecido en el momento de la configuración de la opción y, por tanto, no sufrir la caída.

Por el contrario, una opción call servirá para hacer posible la compra de un subyacente que ha aumentado considerablemente en su precio original (más bajo que el precio de mercado), y así obtener una ganancia de capital.

Warrants

Los warrants son bonos de suscripción que otorgan el derecho a comprar / vender en el futuro un número específico de acciones, a un precio determinado y durante un período de tiempo determinado.

Los warrants son similares a las opciones, excepto que son emitidos por la empresa que los emite. Las empresas los utilizan para alentar a los inversores a comprar más acciones, si el precio va bien.

Los warrants que se ejercitan dan lugar a la emisión de nuevas acciones, lo que provoca una dilución del número de acciones de la sociedad. Las opciones se ejercen sobre acciones que ya existen.

Un warrant permite suscribir acciones a un precio inferior al precio actual. El precio de una garantía depende de su desviación del precio de la acción y de su fecha de vencimiento. Cuanto mayor sea la desviación del precio y cuanto mayor sea su fecha de vencimiento, mayor será su precio.

Los traders los utilizan para especular sobre la subida de las acciones de una empresa. Pero si el precio de las acciones no alcanza el nivel esperado, el inversor no gana nada y pierde lo que le costó la orden.

CFD

Los CFD (contrato por diferencia) son contratos para liquidar diferencias de precio en transacciones.

Un contrato de CFD se establece de tú a tú, entre un inversor y su corredor. Por lo tanto, no están regulados (y también están prohibidos en los Estados Unidos).

Los CFD le permiten apostar con por la subida o bajada de un activo subyacente, sin tener que ser propietario del activo en cuestión.

Ver también Cómo invertir en CFD con 3 consejos

Si un inversor quiere especular sobre las ventajas de un activo, puede comprar un CFD sobre ese activo. Si quiere especular a la baja, puede vender un CFD, luego tendrá que volver a comprar uno para cerrar su posición.

El inversor de CFD obtiene la diferencia de precio entre el valor inicial del subyacente y su valor cuando se cierra el contrato. La diferencia de precio (que puede ser positiva o negativa) la proporciona el corredor.

Los CFD también se pueden utilizar para especular sobre los cambios de precio de otros productos derivados, como los futuros. Por tanto, se trata de productos potencialmente derivados de derivados.

Turbos

Los turbos le permiten apostar por la subida o bajada de los activos subyacentes, aplicando apalancamiento para amplificar el resultado.

Al igual que con los CFD, le permiten especular sobre los cambios en el precio de un activo, sin necesidad de poseerlo.

Los turbos se pueden negociar en las bolsas de valores y se dividen en dos categorías:

  • Los turbos call, que le permiten apostar al alza
  • Los turbos put, que le permiten apostar a la baja

El efecto de apalancamiento amplifica enormemente las variaciones de precio del subyacente. Los turbos permiten así obtener importantes beneficios (o pérdidas importantes) con un capital reducido.

Otros tipos de productos derivados

Los CDS (Credit Default Swaps) permiten asegurarse contra el riesgo de impago de una deuda (un bono). Si una organización a la que un inversionista ha prestado dinero ya no puede asumir el reembolso, el emisor de CDS reembolsará al inversionista en lugar de la organización que incurrió en incumplimiento. Por lo tanto, se reembolsará al inversor, pase lo que pase. Pero este seguro tiene un precio (el CDS es de pago).

Los CDS también permiten especular sobre los riesgos de impago de un jugador o productos financieros. Este es el tipo de apuesta que hizo Michael Bury (interpretado por Christian Bale) en la película «The Big Short». Apostó (con éxito) a que las subprimes fracasarían comprando CDS en las subprimes.

Derivados: ¿son bombas de tiempo?

Arriesgado por naturaleza

Los derivados tienen ventajas para los inversores. Le permiten:

  • La fijación de precios (sin sorpresas desagradables en la variación de precios)
  • Cobertura contra varios riesgos (variación de precios, tipo de interés)
  • Diversifica su cartera
  • Especular con activos sin poseerlos
  • Benefíciarse del apalancamiento

Sin embargo, sus riesgos e inconvenientes son numerosos:

  • Debido a que se basan en otro activo (el subyacente), los derivados no tienen valor intrínseco real. Por lo tanto, son difíciles de evaluar y muy sensibles a las condiciones del mercado y las variaciones en la oferta o la demanda.
  • Se pueden comprar a crédito.
  • Es posible aplicarles un efecto de apalancamiento, que multiplicará las ganancias… tanto como las pérdidas.
  • Son complejos y, a veces, terminan en manos de inversores que los malinterpretan.
  • Crean un riesgo de contraparte (el riesgo de que una de las partes involucradas en la transacción incurra en incumplimiento) cuando se negocian en el mercado extrabursátil, fuera de los mercados regulados.
  • Alimentan la codicia de los inversores, haciéndoles correr riesgos.

Más grandes que la economía global

A fines de 2019, los mercados de valores valían 85 billones de dólares en todo el mundo. Ese es aproximadamente el tamaño de la economía global, que es de 88 billones de dólares.

Si bien el tamaño de los mercados de valores es coherente con el tamaño de la economía, este no es el caso en absoluto de los derivados.

Es difícil estimar con precisión el tamaño del mercado de derivados, porque una buena parte de ellos se negocian en el mercado extrabursátil (OTC), fuera de los mercados y de cualquier regulación.

Estos son parte de lo que se llama banca en la sombra (finanzas en la sombra, casi invisibles y fuera de control).

Según algunas estimaciones, los derivados representan 640 billones de dólares, casi 10 veces el PIB mundial. Es decir, mucho más que toda la riqueza creada en un año por las economías de todos los países juntos.

Es como si, para cada activo financiero (acción, bono, etc.), hubiera diez productos derivados diferentes, cada uno de la misma cantidad que el activo real.

Por lo tanto, invertir en productos derivados equivale a jugar en un gran casino virtual, con dinero que no está respaldado por ninguna riqueza o activos reales. Además, el crédito puede financiar la aparición de nuevos derivados casi sin límites.

A principios de la década de 2000, Warren Buffett ya estaba preocupado por la dimensión que tomaban los productos derivados:

“Estos instrumentos ciertamente se multiplicarán en términos de variedad y número. (…) Hasta ahora, los bancos centrales y los gobiernos no han encontrado una forma eficaz de controlar los riesgos que plantean estos contratos. Para mí, los derivados son armas financieras de destrucción masiva.”

Por tanto, los derivados ya se han visto implicados en varias crisis importantes.

Participación en la crisis financiera de 2008

Las subprimes son una recopilación de préstamos inmobiliarios (el subyacente) en riesgo por tasa variable, y otorgados a familias cuya capacidad de pago era dudosa.

La unión de varios préstamos inmobiliarios de riesgo dentro de un único producto financiero debería permitir mitigar el riesgo.

En 2007, las tasas de interés inicialmente bajas se dispararon y los incumplimientos de préstamos se dispararon. Entonces, los especuladores se dieron cuenta de que las subprimes de hecho ya no valían nada. Varios bancos de inversión que especulaban con estos productos se encontraron al borde de la bancarrota.

Otros factores también jugaron un papel importante en el desencadenamiento de esta crisis:

  • Préstamos hipotecarios otorgados con demasiada facilidad: el gobierno estadounidense quería facilitar el acceso a la propiedad para los más pobres.
  • Titularización de las hipotecas de alto riesgo: una vez que cotizaban en los mercados, los bancos podían especular sobre ello.
  • Su gran complejidad: su composición precisa era difícil de entender, lo que oscurecía su riesgo.
  • La mala evaluación (y la complacencia) de las agencias de calificación, encargadas de evaluar el riesgo de los productos financieros.

Sin embargo, las hipotecas de alto riesgo y su opacidad han contribuido en gran medida al desarrollo y al estallido de esta burbuja financiera.

Participación en el accidente repentino de 2010

El 6 de mayo de 2010, el índice Dow Jones cayó 1000 puntos, o el 9% de su valor, en cuestión de minutos.

En el origen de esta caída, algunos errores informáticos, comercio automatizado, un tipo de cambio muy volátil entre el dólar y el yen, e… intensas especulaciones sobre contratos de futuros, así como sobre las opciones del índice S&P 500.

Junto con los otros factores, esta especulación masiva terminó desencadenando una reacción en cadena de ventas automáticas de las empresas de HFT (High Frequency Trading).

Fue esta reacción en cadena la que provocó que el Dow Jones cayera abruptamente. Más allá de los derivados, este tipo de caída también plantea el problema del comercio automatizado de alta frecuencia. Con los humanos a cargo, la reacción en cadena habría sido más lenta y menos fuerte.

Los derivados son un incentivo para la especulación

Originalmente diseñado para protegerse contra ciertos riesgos financieros, el uso de productos derivados es, en la mayoría de los casos, puramente especulativo.

Permiten apostar, a veces a crédito y muchas veces con efecto de palanca, sobre los precios de muchos activos financieros sin tener que retenerlos.

En otras palabras, por lo tanto, conllevan la promesa de ganancias fáciles y rápidas, alcanzables sin tener que poner una gran cantidad de capital en juego. Atraen masivamente a especuladores (o empujan a los inversores a especular).

El problema es que las ganancias rápidas y fáciles no existen en sí mismas. Simplemente se hacen a costa de asumir riesgos reales que pueden tener consecuencias desastrosas.

Bancos como Société Générale en 2008, o JP Morgan en 2012, han perdido miles de millones como resultado de las locas posiciones tomadas por los operadores en futuros o swaps.

Esta carrera por la especulación permitió que los derivados, que eran bastante raros a principios de la década de 1990, superaran con creces el tamaño de la economía real.

Comparto la idea de invertir de una forma sana y menos especulativa posible. Sin embargo, los derivados son, precisamente, muy especulativos por naturaleza, y el tamaño estimado del mercado de derivados no es nada saludable.

Los derivados son innecesarios para el inversor individual

El argumento según el cual los productos derivados tienen su utilidad y que protegen frente a determinados riesgos no es admisible, desde mi punto de vista, con respecto al inversor individual.

Es muy posible que un inversor individual construya una cartera muy equilibrada y diversificada, y cubra sus riesgos, sin tener que recurrir a derivados.

Para hacer esto, necesitamos observar el comportamiento de las diferentes clases de activos, su correlación, su volatilidad y la asignación de activos (la forma de distribuir juiciosamente los diferentes activos dentro de una cartera).

Por las razones anteriores, y porque son riesgosas, mi opinión sobre los derivados es muy sólida: creo que son innecesarios para los inversores minoristas, que tienen todo el interés en mantenerse lo más lejos posible de ellos.

La cuestión es más compleja para los inversores profesionales e institucionales. El tamaño de su capital bajo administración significa que la falta de liquidez en los activos tradicionales puede crear un riesgo. Por tanto, es concebible que el uso de derivados pueda cubrir determinadas estrategias. De ahí la expresión «Hedge Fund», que significa fondo de cobertura.

El problema se deriva del uso excesivo con fines especulativos, ya que el conjunto está muy mal supervisado, como lo demuestran las transacciones extrabursátiles.

En conclusión, los derivados no solo no son útiles para el funcionamiento de la economía real, sino que son peligrosos, por la escala que tienen hoy, su débil regulación, el uso de apalancamiento y crédito, y su complejidad.

Todos esos factores deberían alentar a las personas a permanecer en activos tradicionales, que ya son en gran medida suficientes para invertir y hacer crecer su capital.

También te puede interesar: 

Cómo invertir en CFD

Trading sin invertir en 4 pasos

Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento

Deja un comentario