10 preguntas antes de invertir

Las 10 preguntas que debes hacerte antes de invertir (¡y las respuestas!)

En estos tiempos difíciles, ¿has decidido (finalmente) ahorrar algo de dinero hoy para asegurar mejor tu futuro? Nunca es demasiado tarde, si puedes, por supuesto. ¡Puedes estar orgulloso de ti mismo! 

Querer cubrirte las espaldas es una buena idea, pero ¿por dónde empezar? Estas son las primeras 10 preguntas esenciales que debes hacerte para comenzar y perfeccionar tu estrategia antes de invertir.

10 preguntas antes de invertir. Nº 1. ¿Cuánto puedes invertir?

Comienza por saldar tus deudas: no inviertas si aún tienes muchas. Se desconocen los rendimientos de tu inversión. Si son más bajos que los intereses, es mejor empezar por pagar tus deudas.

Te interesa: Trucos para hacer desaparecer las deudas

Luego, acumula tu ahorro precautorio: es prudente reservar entre tres y seis meses de gastos en caso de emergencia (cantidad que puede variar según tus ingresos). Siguiente paso: calcula con precisión tus entradas y salidas de efectivo para conocer tu capacidad de ahorro. Luego, trata de invertir aunque sea una pequeña cantidad.

10 preguntas antes de invertir

10 preguntas antes de invertir. Nº 2. ¿Ha diversificado tus inversiones?

Probablemente conozcas el dicho de que no debes poner todos los huevos en la misma canasta. Diversificar tus inversiones significa optar por diferentes tipos de inversiones, si es posible en varias áreas geográficas.

Esto equilibra tu cartera: si una inversión tiene un desempeño deficiente, otra puede compensar el déficit. Es aconsejable tener una combinación de activos, algunos de ellos en forma de ahorros disponibles (es decir, dinero que puedes retirar fácilmente en caso de una crisis).

10 preguntas antes de invertir. Nº 3. ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a correr?

Como inversionista, debe hacer una compensación crucial: asumir más riesgos para posiblemente ganar más. Pero esto implica necesariamente un mayor potencial de pérdidas. Así es como se vería una escala de riesgo (de menor a mayor): efectivo/ahorros/póliza de seguro de vida en euros; bonos gubernamentales, bonos corporativos, bonos corporativos de alto rendimiento, acciones, acciones de mercados emergentes.

10 preguntas antes de invertir. Nº 4. ¿Cuánto puedes permitirte perder?

Esta pregunta también te ayuda a responder la anterior. Parte del proceso de toma de riesgos es averiguar lo que puedes permitirte perder. Por ejemplo, ¿cómo reaccionarías si tu inversión de $100 perdiera el 20% de su valor? ¿Qué pasaría si cayera un 60%? Saber lo que estás dispuesto a perder te dirige a los tipos de inversiones que debes realizar.

10 preguntas antes de invertir

10 preguntas antes de invertir. Nº 5. ¿Por qué y para cuándo quieres invertir?

Se trata de pensar tanto en el horizonte temporal de tus inversiones, como también en las razones detrás de ellas. ¿Quieres ahorrar para unas buenas vacaciones? Esta es una inversión a corto plazo: opta por una mayor seguridad y un acceso más fácil a tus ahorros a través de una cuenta de ahorros. Tu dinero no debe estar atado a una inversión que puede fluctuar enormemente y sea difícil de vender. ¿Quieres ahorrar para tu jubilación? ¡El tiempo está de tu lado!

Puedes darte el lujo de asumir más riesgos porque tienes más tiempo para absorber pérdidas potenciales en una crisis y, con suerte, obtener ganancias cuando los mercados vuelvan a estar al alza.

¿Has respondido de forma brillante a las primeras 5 preguntas imprescindibles que debes hacerte antes de cualquier inversión? ¡Aquí están los siguientes 5 que debes preguntarte para fortalecer tu estrategia!

10 preguntas antes de invertir

10 preguntas antes de invertir. Nº 6. ¿Tienes templanza?

El error típico de los inversores es vender en tiempos de crisis y comprar en tiempos de bonanza. Esto va en contra del adagio de comprar barato y vender caro. De hecho, determinar incorrectamente cuándo entrar y salir del mercado puede costarte muy caro. A menudo, como inversor, lo mejor que se puede hacer es no hacer nada. Siempre se recomienda dejar que tus inversiones bursátiles “funcionen” durante el mayor tiempo posible, generalmente cinco años o más.

Descargo de responsabilidad: el rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros. Solo hay que mirar cómo ha afectado la crisis del coronavirus a los mercados financieros en los últimos tiempos para darse cuenta de ello.

10 preguntas antes de invertir. Nº 7. ¿Reinvertirás tus dividendos?

Al comprar una acción, puedes elegir cómo deseas recibir tus futuros dividendos: pago de efectivo (distribución) o uso de estas sumas para comprar nuevas acciones de la empresa (acumulación).

Si eliges reinvertir tus dividendos comprando más acciones, desencadena el comienzo de un proceso que Albert Einstein llama “la octava maravilla del mundo”: el efecto milagroso del interés compuesto.

En pocas palabras, el interés compuesto es un interés sobre interés que ayuda a que una inversión crezca más rápido. Al reinvertir los dividendos, le da a tu inversión el potencial de ganar aún más dividendos en el futuro, y así sucesivamente.

La historia de las acciones de Pernod-Ricard es un buen ejemplo. Primer escenario: tú (o tu madre) invertisteis 1.000 € en 1990. Decidisteis embolsaros los dividendos con cada pago. Dieciocho años después, tus 1.000€ valen 17.547€

Segundo escenario: habías decidido reinvertir sistemáticamente los dividendos comprando otras acciones de Pernod Ricard. Tus 1000 € iniciales ahora valen 38.209 €. El gráfico ilustra ambos métodos.

10 preguntas antes de invertir. Nº 7. ¿Reinvertirás tus dividendos?

Este principio también se puede aplicar a los fondos. La mayoría de los fondos te dan la opción de comprar acciones de distribución (recibir dividendos) o acumular acciones (reinvertir).

Tena en cuenta que el rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros y es posible que no se repita. 

10 preguntas antes de invertir. Nº 8. ¿Has tenido en cuenta la inflación?

La inflación es el aumento del costo de vida y puede erosionar el valor de tu dinero e inversiones. Por ejemplo, $100 en 2007 serían solo $80 hoy. Esto se explica por la inflación, que oscila entre el -0,3 y el 2,3% en Europa desde 2007 y que cercena el poder adquisitivo de este dinero. El propósito de invertir es hacer crecer el dinero a una tasa que logre tus objetivos y supere fácilmente la tasa de inflación. De lo contrario, perderás dinero.

10 preguntas antes de invertir. Nº 9. ¿A cuánto ascienden tus honorarios y comisiones?

Asegúrate de conocer el costo de tus inversiones. Si inviertes directamente en acciones, los costos de compra y venta son obvios: estos son los costos de transacción. Sin embargo, es común que también tengas que pagar una comisión anual o un porcentaje sobre tu patrimonio. Incluso una comisión de tan solo el 1% anual puede tener un impacto significativo en el rendimiento de tu inversión a muy largo plazo.

Respecto a los fondos, la sociedad gestora aplicará una comisión de gestión anual. Los gastos totales sobre saldos pendientes, que también incluyen otros gastos, son el mejor indicador. En un contrato de seguro de vida, también tendrás que pagar otros costos, así que compara las ofertas con cuidado.

10 preguntas antes de invertir. Nº 10. ¿Se puede ahorrar más?

Si logras generar ingresos adicionales (aumento de sueldo, bonos, etc.), la forma más fácil de ahorrar más es apartar directamente la suma adicional. Si nunca usas ese dinero, no lo extrañarás… ¿Quién dijo que ahorrar era pan comido?

Te interesa Ahorrar dinero rápidamente con 80 consejos

10 preguntas antes de invertir. Pregunta extra: ¿A qué edad vas/empezaste a invertir?

Los beneficios de invertir temprano son asombrosos. Cuanto antes empieces, más crecerá tu dinero, y cada vez más rápidamente: ¡el efecto mágico del interés compuesto funciona! (ver pregunta 7).

Vamos a ver el potencial de crecimiento de una inversión de 50 € al mes durante 30 años (por ejemplo, de 35 a 65 años). Suponiendo que el rendimiento anual de tus inversiones es del 5 %, habrías acumulado 40.719 € (por cierto, si hubieras puesto estos 50 € al mes en una caja de zapatos debajo de tu cama, contendría 17.950 €). 

Supongamos ahora que empezaste a invertir a los 21, no a los 35. Invirtiendo, y en base a la misma rentabilidad anual teórica, tendrías 92.696€ a los 65. A modo de comparación, tu caja de zapatos contendría 26.350 €.

Los cálculos no tomaron en cuenta la inflación, lo cual va en contra de la regla 8 anterior (¡no es bueno! Pero entiendes la idea). Es el potencial de crecimiento de una inversión mensual durante 39 años.

Ten en cuenta que el rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros y es posible que no se repita. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden tanto subir como bajar. Por lo tanto, no se garantiza que los inversores recuperen todas las sumas invertidas inicialmente.

Deja un comentario