Finanzas personales con 4 reglas básicas

¿Quieres avanzar en tu vida? En este artículo, veremos por qué y cómo administrar tus finanzas personales de una manera eficiente y sencilla.

A menos que vivas fuera del sistema y el dinero ya no sea parte de tu vida, este artículo se aplica a ti. El dinero suele ser un tema complicado de tratar. Culturalmente no nos gusta mucho hablar de dinero. Personalmente, no tengo ningún problema con eso siempre que seamos respetuosos y decentes en nuestros comentarios, como con cualquier otro tema. Administrar bien tus finanzas personales es muy importante y veremos por qué.

El dinero es el nervio de la guerra, por lo que es importante administrar bien tus finanzas personales. Desde el punto de vista del desarrollo personal, todos necesitamos dinero para realizar nuestros proyectos y alcanzar nuestras metas.

Es posible tener proyectos que no tengan en cuenta el dinero, claro, pero en nuestra vida el dinero permite muchas cosas. Para encontrar alojamiento, planificar un viaje, organizar una boda, invertir o incluso, simplemente, satisfacer las propias necesidades, se necesita dinero. El dinero no es un fin en sí mismo, el dinero es un medio.

En este artículo, veremos por qué y cómo administrar tus finanzas personales de una manera eficiente y sencilla.

¿Por qué administrar bien tus finanzas personales? Encontrar motivación

Puedes ganar mucho dinero pero si no sabes cómo administrar tu dinero, te enfrentarás dificultades. Administrar bien tus finanzas personales es fundamental para seguir adelante y no ser un simple consumidor medio o peor aún estar en manos de la banca. Sobre todo, necesitas motivación y fuerza de voluntad.

Si estás a punto de poner en orden tus finanzas personales y optimizarlas, probablemente sea porque tienes un plan en mente. Necesitas motivación. Esta motivación puede provenir de metas que te hayas propuesto, tales como: independizarte económicamente, salir de tu zona de confort y dar la vuelta al mundo el próximo año, comprar un apartamento… Sean cuales sean sus objetivos, encuentra una o más razones válidas por las que necesitas optimizar la gestión de tus finanzas personales. Hay bastantes.

Sean cuales sean tus proyectos, gestionar bien tus finanzas personales te ayudará a conseguirlos.

Los fundamentos de una buena gestión financiera

Administrar bien tus finanzas personales es muy importante, pero no se enseña en la escuela. Sin embargo, no es complicado, hay que ser lógico y trabajar más con la cabeza que con el corazón. No seas impulsivo. Esto es válido en general, pero en términos de dinero te ahorrará muchos problemas.

Los temas básicos de finanzas personales a saber son:

Entradas de efectivo o ingresos

Coincide con cada vez que ganas dinero. Esto suele ser a tu salario y, a menudo, es fijo, pero también puede ser variable. Si no estás en una carrera de ratas (1), seguro que tienes entradas de efectivo. De hecho, el salario es una entrada de dinero, pero la entrada de dinero no está necesariamente vinculada a un salario. Ejemplo: intereses de una inversión en bolsa, ingresos de un apartamento, ingresos de una actividad en internet, ventas de muebles de los que te deshaces… En definitiva, es positivo en tu cuenta.

Salidas de efectivo o gastos

Esto corresponde a cada operación en la que pierdes dinero. Son tus gastos corrientes como alquiler, compras, transporte, teléfono… Pero también pueden ser una semana de vacaciones de vez en cuando o dinero que gastas en una inversión, o incluso un préstamo que devuelves, por ejemplo. En resumen, es negativo en tu cuenta.

Regla n°1 de finanzas personales: las entradas de efectivo deben ser mayores que las salidas de efectivo

Seguro que lo habrás entendido: el objetivo es que las entradas de dinero sean mayores que los gastos para evitar problemas y dificultades a lo largo de tu vida. Veremos cómo maximizar tus ingresos y cómo minimizar tus gastos. O al menos cómo podemos gestionar todo esto de forma inteligente.

El concepto de activo y pasivo.

De hecho, si gastas dinero para comprar un bien de consumo cuyo valor disminuirá con el tiempo, no es lo mismo que comprar por el mismo precio una caja de vino o una obra de arte cuyo valor aumentará. Sin embargo, en tu cuenta bancaria puedes haber gastado la misma cantidad. De igual forma si te prestan dinero con una tasa de interés del 5% y si ganas dinero no es lo mismo. Sin embargo, tendrá la misma entrada de efectivo en ese momento.

Por lo tanto, debes saber diferenciar entre un activo y un pasivo. Un activo es algo que crecerá en valor o es probable que genere ingresos. Un pasivo es un gasto cuyo valor disminuirá. El pasivo es fugaz y fácil, mientras que el activo es paciente y reflexivo.

Ver Diferencias entre activos y pasivos con un ejemplo

Ejemplo de activos y pasivos por un mismo gasto:

Caso n°1: Compras un auto tipo sedán para disfrutarlo. Tú gastas dinero y tu automóvil perderá valor con el tiempo. Una vez fuera del concesionario puedes perder el 25% del precio de venta. Ni siquiera voy a hablar del caso en el que utilizaste un crédito al consumo para financiar este gasto. Puede que lo hayas disfrutado, pero tu compra no te traerá nada en términos de dinero. Peor aún, esta compra te costará y aumentará tus gastos. Es un pasivo.

Caso n°2: Compras el mismo auto en las mismas condiciones, excepto que decides generar dinero con este auto siendo un VTC, por ejemplo. Has invertido en una propiedad que te generará ingresos. Sin duda tendrás que conducirlo y pasar tiempo en el coche, pero puede considerarse una inversión. Es un activo.

Caso n°3: Con esta misma suma decides comprar un apartamento, esta suma sirve como aporte. El apartamento comprado se alquila y el crédito se reembolsa a través del alquiler del inquilino. En unos pocos años, tu préstamo se paga y ahora ganas una cantidad de alquiler mensual. Es un activo que genera ingresos, pero además es un activo autónomo (que requiere poco tiempo ya que se ejecuta solo) y, en definitiva, tiene muchas posibilidades de revalorizarse (a diferencia del coche que perderá valor).

Pasivo

Un pasivo es todo aquello que el sistema y la sociedad nos empuja a consumir a través de anuncios. Un pasivo pierde valor y aumenta nuestros costos.

Activo

Un activo es lo que compran los ricos y lo que los hace más y más ricos, ya que un activo genera ingresos y/o aumenta su valor.

15 reglas de finanzas personales (y 30 consejos extra)

Regla nº 2 de finanzas personales: ¡Para hacerte rico, elige activos sobre pasivos!

Ahora que conoces la diferencia entre activos y pasivos, debes establecer un plan que respete la regla n° 1, por un lado, para evitar problemas como el sobreendeudamiento y, por otro lado, que respete la regla n °2 acumulando activos para generar ingresos alternativos y enriquecerte a largo plazo.

La importancia del ahorro

El ahorro te permite acumular capital. Este capital te permitirá financiar cualquier proyecto. Puede financiar la adquisición de un activo o no hacerlo. El simple hecho de ahorrar es beneficioso en el sentido de que te abre posibilidades y te permite ver un poco más allá con cada ahorro. Ojo, el ahorro es muy útil para administrar bien tus finanzas, pero debes tener en cuenta que el ahorro no es un fin en sí mismo. Ahorrar por ahorrar es inútil.

Maneja bien tus finanzas ahorrando.  Ahorrar abre tus horizontes y posibilidades.

¿Cómo ahorrar de manera efectiva?

Lo importante en el ahorro es la regularidad y el momento en que se empieza a ahorrar. Cuanto antes empieces, mejor. De hecho, te beneficias así de las tasas de interés a tu favor. En cuanto a la regularidad, te animo a pagar mensualmente tus ahorros. También te aconsejo que te pagues a ti mismo primero. Pagarte a ti mismo primero significa que incluso antes de pagar el alquiler y todos tus gastos, te pagas  a ti mismo ahorrando. La forma más fácil de hacer esto es automatizarlo a través de órdenes permanentes.

Si optas por ahorrar a final de mes con lo que te queda, no solo tendrás ahorros irregulares sino que además probablemente habrás realizado gastos innecesarios, reduciendo así el monto de tus ahorros. Págate primero ahorrando tan pronto como tengas el dinero, no te pague al final. Otros gastos seguirán si has establecido bien tu presupuesto.

Finalmente, cuando se trata de la cantidad de tus ahorros, todo depende de tu objetivo. Lo más importante es que sea alcanzable y se adapte a tu estilo de vida. Por lo general, se recomienda ahorrar del 10 al 15% de sus ingresos. Si eso es lo tuyo, intenta ahorrar incluso más de ese 15%. Ahorrar te permitirá embarcarte en proyectos más ambiciosos a largo plazo y te evitará gastos innecesarios y superficiales.

Regla n°3 de finanzas personales: ¡Págate a ti primero ahorrando!

Para administrar bien tus finanzas, te aconsejo que establezcas un presupuesto. El presupuesto se puede hacer de manera muy simple. Hay que evitar hacerlo complicado y tender a lo sencillo, claro y legible para poderlo manejar. Aquí te mostramos cómo hacer un presupuesto en unos pocos pasos:

  • Toma una hoja y un bolígrafo.
  • Enumera todas sus entradas de efectivo
  • Enumere todas tus salidas de efectivo
  • Definir qué es fijo y qué es variable
  • Establece tu meta de ahorro
  • Reduce los gastos variables y limita los gastos innecesarios
  • Si quieres profundizar, puedes crear categorías (ocio, comida, hogar, transporte, etc.)
  • Tu presupuesto debe ser alcanzable y realista. Al hacerlo, podrás realizar un seguimiento y comprender qué ganas y qué gastas. Ten en cuenta las reglas anteriores.

Tu presupuesto no debe ser demasiado restrictivo. Sé metódico y hazlo paso a paso. Si quieres proyectarte hacia el futuro, puedes establecer una previsión en base a la situación existente y los ahorros acumulados a lo largo del tiempo.

Ojo, ahorrar no significa vivir con privaciones todo el año. Nada en exceso es bueno. Es lo mismo que con la comida. En lugar de imponerte una dieta ultra-restrictiva y tener un «efecto yo-yo», come sano continuamente dándote algunos placeres de vez en cuando.

Técnica para ahorrar más: aumenta significativamente tus ahorros cada tres meses, por ejemplo. No notarás la diferencia, pero al final te moverá más rápido y gastarás tu dinero de manera más inteligente.

Regla n°4 de finanzas personales: ¡Haz un presupuesto alcanzable que respete las reglas anteriores y síguelo!

Cómo hacer un seguimiento de tu presupuesto

Hacer un seguimiento de tu presupuesto es importante, pero no queremos dedicarle demasiado tiempo. En general, te aconsejo que automatices todo lo que puedas. Realiza transferencias de ahorros permanentes a principios de mes y luego paga el alquiler o paga tu cuota mensual si tienes un préstamo que pagar. Estas acciones, las puedes hacer con tu banco.

Administrar bien tus finanzas también se puede hacer usando herramientas informáticas o app,s.

Para concluir

Estas son las 4 reglas importantes que debes recordar y aplicar para administrar bien tus finanzas:

  1. Las entradas de efectivo deben ser mayores que las salidas de efectivo. Esto te permitirá evitar muchos problemas como el sobreendeudamiento…
  2. Prioriza la adquisición de activos sobre los pasivos. Esto te permitirá acumular un patrimonio e ingresos alternativos, necesarios para enriquecerte (¡y liberar tiempo!)
  3. Ahorra pagándote a ti mismo primero. Los ahorros son muy útiles, ya sea con fines preventivos o con el propósito específico de financiar un proyecto, el ahorro te ayudará a administrar bien tus finanzas.
  4. Establece un presupuesto alcanzable que respete las reglas anteriores y síguelo.

Si aplicas estas reglas básicas, tendrás un mejor control de tus finanzas personales y esto te ayudará a administrar bien tus finanzas personales.

Te puede interesar: 

15 reglas de finanzas personales (y 30 consejos extra)

Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento

Deja de perder dinero con 6 consejos

(1) Una carrera de ratas es una búsqueda interminable, contraproducente o inútil. La frase equipara a los humanos con ratas que intentan ganar una recompensa como el queso, en vano. También puede referirse a una lucha competitiva para salir adelante financiera o rutinariamente

Deja un comentario