¿Qué es la inflación? (4 causas que la crean)

La inflación es una situación de aumento generalizado y duradero de los precios de los bienes y servicios. 

Esta situación corresponde a una disminución del poder adquisitivo del dinero. Claramente, con la misma cantidad de dinero, puedes comprar menos cosas que antes.

En los países de la Unión Europea se mide la inflación mensualmente a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el Índice de Precios al Consumidor Armonizado (IPCA). Este último índice, así como los elaborados por los distintos organismos estadísticos de los países miembros de la Unión Europea, es utilizado por Eurostat (el organismo europeo encargado de elaborar las estadísticas europeas armonizadas) para calcular la inflación en la zona euro y en la Unión Europea.

El IPC y el IPCA son indicadores de la variación mensual de una canasta de diferentes productos y servicios representativos del consumo final de los hogares.

¿Qué es la inflación? (4 causas que la crean)

¿Cuáles son los principales componentes y variaciones del IPC?

Para calcular el índice de precios al consumo, se observa la variación de precios de decenas de miles de bienes y servicios. Los detalles precisos de los precios estudiados no se hacen públicos porque, de ser así, los productores y comerciantes podrían modificar únicamente los precios observados, lo que distorsionaría las estadísticas.

Los bienes y servicios se agrupan en grandes categorías a las que se asigna una ponderación, actualizada anualmente, según su peso en el consumo medio. Por ejemplo, en 2021, la comida era un 15,8%, la vivienda un 15,3% (se tiene en cuenta los alquileres y facturas, como agua, luz, etc.), la restauración un 6% y la ropa un 3,6%.

El IPC no tiene en cuenta la evolución de los precios de los inmuebles de compra. De hecho, la compra de un inmueble se considera una inversión y no un consumo. Para calcular la ponderación en función de los alquileres, es necesario tener en cuenta que un gran porcentaje son propietarios y, por lo tanto, no pagan alquiler. La ponderación de los gastos de alquiler (generalmente en torno al 6%) es una media que esconde grandes disparidades entre propietarios e inquilinos.

Entre 2000 y 2021, el aumento del IPC ha promediado 2,4% anual. Sin embargo, este promedio esconde variaciones muy diferentes según el tipo de producto. Por ejemplo, el precio del gas aumentó una media del 4% anual de media durante el mismo período, el del gasóleo de calefacción un 2,7% y el del tabaco un 6,4%. Por el contrario, los precios medios de la sanidad cayeron un 0,2% anual, el ocio un 0,32% anual y las comunicaciones un 1,68% anual, en particular debido a las reducciones de precios en la ‘informática’.

Las variaciones de precio tienen en cuenta la evolución de la calidad. Por ejemplo, si el precio de un medicamento o de un televisor sigue siendo el mismo pero su calidad ha aumentado, se considerará que su precio ha bajado.

¿Qué es la inflación? (4 causas que la crean)

La inflación tiene múltiples causas

Hay principalmente cuatro factores que causan la inflación:

Inflación de costos

Cuando los precios de las materias primas aumentan, esto pesa sobre los costos de producción de las empresas. Lo mismo se aplica si, debido al bajo desempleo, este último debe aumentar los salarios para poder atraer nuevos empleados.

En respuesta, y para mantener sus márgenes de beneficio, se anima a las empresas a aumentar sus precios, lo que provoca un salto inflacionario inicial. Sin embargo, si los salarios están indexados a la inflación, el aumento de los precios se traslada automáticamente al nivel de los salarios, que a su vez aumentan. Sigue una nueva subida de precios y se establece un círculo vicioso inflacionario.

Fue este proceso el que estuvo operando en las economías occidentales a mediados de la década de 1970 tras la primera crisis del petróleo y que condujo a la aparición de elevadas tasas de inflación anual, superiores al 10%.

Inflación por demanda

Cuando la demanda de productos o servicios aumenta pero la oferta de productos y servicios no logra adaptarse a este aumento de la demanda, los precios suben.

Las empresas están implementando programas de inversión para aumentar la producción y contratar nuevos trabajadores, estimulando aún más la actividad económica y la demanda agregada de los hogares. Mientras las cantidades producidas no satisfagan la demanda global, el proceso de aumento de precios continúa. Esta situación es típica de una economía que emerge de una fase prolongada de débil crecimiento o incluso de recesión.

En un contexto de salida de una economía aletargada o deprimida, las empresas no reaccionan inmediatamente ante un aumento de la demanda de sus productos porque buscan liquidar sus stocks y prefieren tener confirmación de la perdurabilidad de la recuperación antes que invertir.

Inflación importada

Cuando el tipo de cambio de una divisa se deprecia frente al dólar y/u otras divisas importantes de facturación del comercio mundial (principalmente la libra esterlina, el yen y el euro), el costo de los productos importados aumenta.

Esta subida de los precios de importación tiene repercusiones en todos los sectores de la economía y afecta tanto a los hogares como a las empresas. Este fenómeno también puede ser causado por un fuerte aumento de los precios de la energía y los productos agrícolas en los mercados mundiales.

Inflación por exceso de creación de dinero

Algunos economistas llamados “monetaristas” afirman que la inflación “es siempre y en todas partes un fenómeno monetario” (para usar la expresión de su líder, Milton Friedman). Consideran que la inflación aparece porque el stock de dinero que circula en la economía es demasiado grande en comparación con la cantidad de bienes y servicios ofrecidos.

Es por tanto un exceso de creación monetaria por parte de los bancos comerciales o por la financiación del déficit público por parte del banco central (al que se suele hacer referencia con la expresión “hacer funcionar la imprenta”) lo que está en el origen de la inflación. En este contexto, se alimenta del exceso de demanda y de la depreciación del tipo de cambio.

¿Qué es la inflación? (4 causas que la crean)

Estanflación, una situación económica aberrante

La estanflación, contracción de las palabras “estancamiento” e “inflación”, designa una situación que combina tanto un bajo crecimiento económico como una alta inflación.

La teoría económica ha considerado durante mucho tiempo que esta situación no podía darse debido a la relación que suponía inversa entre crecimiento e inflación: en una fase de desaceleración económica, la política económica apuntaba a estimular la actividad a través del déficit presupuestario mientras que la política monetaria relajaba las condiciones crediticias. El crecimiento se reanudó al mismo tiempo que subían los precios. Por el contrario, si la inflación se consideraba demasiado alta, la política económica se volvía restrictiva y la política monetaria restringía las condiciones crediticias. La actividad se ralentizó entonces y se contuvo la subida de precios.

El término «estanflación» se creó en la década de 1970 para caracterizar una situación económica sin precedentes, cuando los precios del petróleo y otras materias primas se dispararon, lo que provocó tanto una aceleración de la inflación como una fuerte desaceleración del crecimiento en los países industrializados.

No fue hasta mediados de la década de 1980 cuando se puso fin a la estanflación con la implementación de políticas de desindexación salarial que permitieron reducir las tasas de inflación en los países occidentales.

La inflación moderada es buena para la economía

Un aumento regular pero moderado del nivel general de precios es el principal objetivo de las políticas monetarias de los principales bancos centrales. Como tal, el Banco Central Europeo (BCE) considera un aumento de la inflación de alrededor del 2% anual como un objetivo óptimo. 

Un nivel moderado de inflación está, de hecho, asociado con varias ventajas:

  • Esto permite a las empresas anclar sus expectativas de incremento de precios a mediano y largo plazo. El carácter previsible de este último es favorable a la decisión de invertir, porque reduce la incertidumbre sobre los ingresos futuros generados por la inversión.
  • También alienta a los hogares a invertir su exceso de efectivo en lugar de atesorarlo o mantenerlo en sus cuentas bancarias. De lo contrario, la erosión monetaria reduciría el poder adquisitivo de sus ahorros. Una inflación moderada contribuye, por tanto, a asegurar el equilibrio entre el nivel de ahorro y el nivel de inversión sin el cual los tipos de interés tenderían a subir, limitando así los proyectos de inversión de las empresas.
  • También mantiene bajas las tasas de interés, ya que el banco central que fija las tasas de interés clave no necesita restringir las condiciones crediticias para lograr su objetivo de política monetaria. Esto es favorable al crecimiento económico porque los hogares y las empresas pueden endeudarse en condiciones financieras incentivadoras, tanto en términos nominales (el nivel de las tasas de interés) como en términos reales (el nivel de las tasas de interés menos la inflación).
¿Qué es la inflación? (4 causas que la crean)

La inflación excesiva, sin embargo, es perjudicial

Si la inflación aumenta demasiado, esto puede tener repercusiones perjudiciales para toda la economía:

  • Esto conduce a un deterioro de la competitividad de los precios de los productos producidos en el país frente a los productos producidos en el exterior. De hecho, si los precios de los productos nacionales son más altos que los de los mismos productos fabricados en el extranjero de una calidad comparable, es probable que la demanda extranjera disminuya (disminución de las exportaciones) mientras que la demanda interna de productos extranjeros probablemente aumente (aumento de las importaciones). Esto da como resultado una disminución de la actividad de las empresas nacionales que probablemente conduzca a reducciones de personal y, por lo tanto, a un aumento del desempleo.
  • Esto aumenta la incertidumbre sobre el nivel de precios futuro. Asimismo, las empresas adoptan un comportamiento prudente en materia de inversión debido a que la rentabilidad de estas es difícil de prever. Por lo tanto, una inflación excesiva corre el riesgo de reducir la inversión productiva y, por lo tanto, el potencial de crecimiento.
  • Esto penaliza a los hogares si sus salarios no están indexados al aumento de los precios. Entonces sufren una pérdida de poder adquisitivo que puede llevarlos a reducir su consumo o a desahorrar para mantener su nivel de vida.
  • Pero esto favorece a los prestatarios porque el nivel real de su deuda disminuye. Por otro lado, penaliza a los acreedores por razones opuestas.

También le puede interesar: 

Cómo protegerse de la inflación con 7 inversiones

DCA, una sencilla y eficaz estrategia de inversión

Cómo hacer dinero y no fracasar en el intento

Deja un comentario